Follow by Email

viernes, 20 de mayo de 2011

Violencia familiar

La violencia familiar se define como “El acto u omisión único o repetitivo, cometido por un miembro de la familia, en relación de poder –en función del sexo, la edad o la condición física— en contra de otro u otros integrantes de la misma, sin importar el espacio físico donde ocurra el maltrato físico, psicológico, sexual o abandono”.
También puede suceder que en la familia haya “hijos consentidos”, lo que favorece la desigualdad e inequidad en contra de uno o más integrantes. Puede ser que a un hijo se le deleguen demasiadas labores, situación que se agrava si es menor de edad; por ejemplo, exigir que atienda a sus hermanos, en ocasiones realizando trabajos o actividades que van más allá de sus posibilidades físicas y psicológicas. Diferencias marcadas con respecto a permisos, compensaciones, etc. Todas estas  situaciones son distintas formas de violencia familiar, pero muy difíciles de ver y reconocer como tales.
El abuso de poder en las relaciones familiares se repite porque los involucrados “no vensu malestar, y “no ven que no ven”, debido a las creencias sociales que justifican y hacen posibles las prácticas violentas en las relaciones entre hombres y mujeres y entre padres e hijos. Cada vez que se niega o minimiza la existencia de violencia, se refuerzan y admiten nuevos actos violentos.
Los actos de violencia son cíclicos y recurrentes. La intensión de dominar, someter y controlar. Se dice que el agresor tiene falta de control e impulsos, inseguridad, inmadurez, necesidad de reconocimiento y afecto e incapacidad de resolver los conflictos asertivamente. En todos los casos es un ejercicio de poder, ya sea para restablecer el dominio o perpetuar el control de una persona sobre otra, y la violencia se agrava cuando el agresor consume alcohol y otras drogas.
En algunas familias, aun cuando la violencia está presente, no se habla de ella, por un encubrimiento intencionado o por una ausencia de alarma; es decir, que aparentemente la situación no cauda incomodidad. Sin embargo, sus miembros van enfermando gradualmente y ese “malestar” se manifestará en alteración del estado emocional o en la aparición de diferentes padecimientos físicos. Es importante estar alerta a cualquier manifestación por mínima que parezca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario